Aumenta la productividad de tus empleados
mejorando su experiencia dentro de la empresa.

¿Quieres potenciar el Employee Experience en tu compañía?

Employee Experience

¿Qué es el Employee Experience?

Uno de los grandes retos al que se enfrentan las compañías es a la atracción y retención de talento. Con la creciente competitividad del mercado, las empresas han centrado el foco de atención en sus empleados, una de las piezas clave para conseguir adaptarse a las exigencias de sus clientes. Bajo este contexto, nace el concepto Employee Experience, definido como el conjunto de experiencias que un empleado tiene con la empresa. Todo lo que el trabajador percibe y siente a lo largo de su trayectoria en la compañía afecta a sus actitudes, por lo que es responsabilidad de las empresas dotarles de las herramientas necesarias para proporcionarles experiencias positivas y conseguir así empleados felices y comprometidos.

1. ¿Por qué es importante la experiencia del empleado?

Controlar y conocer los factores que influyen en la permanencia de un profesional dentro de una empresa afecta positivamente a la actitud y al comportamiento que tiene dentro y fuera de la compañía. La experiencia del empleado constituye un valor agregado a la empresa, y es de suma importancia potenciarla para fortalecer su vínculo con la organización.

Las compañías son conscientes de la importancia de retener el talento, de modo que insisten en generar experiencias positivas que conviertan a sus empleados en embajadores de su marca. Además, en los últimos tiempos, las facilidades que ofrece el mercado laboral para cambiar de trabajo ha provocado que las compañías deban poner especial atención en proporcionar una promoción continua y dar a sus empleados las herramientas adecuadas para que puedan administrar su carrera. Es decir, si las organizaciones cuidan y conocen en detalle el ciclo de vida y carrera profesional de sus empleados, ellos cuidarán al cliente.

2. ¿Qué beneficios genera?

La Experiencia del empleado ayuda a aumentar la productividad de la empresa. Según un estudio de Gallup, los pequeños cambios en su bienestar generan un gran impacto en su rendimiento, del mismo modo que despreocuparse de esto genera un decremento en su productividad laboral y en su estado personal (depresión, ansiedad, etc.).
Tal y como señala dicho estudio, se pueden identificar cinco elementos de bienestar comunes en todos los países y culturas, y que son de gran importancia para mejorar la experiencia del empleado:

  • Bienestar Profesional: le gusta lo que hace y se siente motivado.

  • Bienestar Social: mantiene relaciones consolidadas y gozan de un buen entorno personal.

  • Bienestar Financiero: puede gestionar y solventar con fluidez su vida económica.

  • Bienestar Físico: goza de un buen estado de salud que le permite tener energía para lleva a cabo su vida personal y profesional.

  • Bienestar comunitario: tiene un gran arraigo a la comunidad a la que pertenece.

Pero, ¿cuáles son los beneficios que obtiene la empresa al mejorar la experiencia de sus empleados? Estos son algunos de los puntos clave:

  • Mayor motivación y compromiso con la empresa. Los empleados que están más motivados invierten más tiempo y energía en desarrollar sus tareas.

  • Aumento del nivel de satisfacción del empleado gracias a la escucha activa. Atender a nuestros empleados para conocer sus inquietudes y opiniones favorece a que tengan una mayor implicación y predisposición a la hora de trabajar.

  • Buen trato a clientes y proveedores. El estado emocional de los empleados muestra cómo es la organización.

  • Fidelización del talento. Los empleados fidelizados puede convertirse en embajadores de tu marca.

  • Automotivación de los empleados. Cuando los empleados confían en sus propias habilidades e influyen sobre sí mismos, generan un entorno más propicio para desarrollarse, independientemente de las circunstancias externas.

3. ¿Cuáles son los objetivos del Employee Experience?

A la hora de aplicar metodologías y herramientas para potenciar la Experiencia del Empleado en nuestra empresa, tenemos que establecer una serie de objetivos a los que queremos llegar:

  • Dar mayor agilidad a Recursos Humanos y ser así más receptivos.

  • Anticiparnos a las necesidades de nuestros empleados con los datos extraídos.

  • Tener en cuenta los “momentos de la verdad” de nuestro empleado. Esto se refiere a las situaciones clave que atraviesan las personas dentro de nuestras empresas y a las que se debe atender con las políticas y herramientas adecuadas.

  • Escuchar, conocer y personalizar. Resulta fundamental conocer con el mayor detalle posible las demandas de nuestros empleados para poder adoptar medidas mejor adaptadas a sus necesidades.

  • Mejorar la satisfacción de los empleados para conseguir un mayor compromiso con nuestra organización.

  • Formar embajadores de nuestra marca que nos permita atraer el talento reduciendo los costes de captación.

Metodologías y herramientas

Los avances tecnológicos y la incorporación de herramientas digitales en las empresas permiten una mayor automatización de ciertos procesos del área de RRHH, un aspecto que sin duda contribuye a mejorar la experiencia de los empleados.
Y teniendo en cuenta esta necesidad de las empresas de conocer a todos sus empleados, Recursos Humanos está adoptando nuevas metodologías y herramientas de trabajo incorporadas de otras disciplinas como; el software, el marketing, la comunicación, etc. para personalizar sus planes de acción y así mejorar las experiencias laborales de sus profesionales.

1. Employee Centricity, el empleado siempre en el centro

L

os profesionales de Recursos Humanos se enfrentan al reto de incorporar y alinear las llamadas “estrategias Centric” (customer centric, employee centric…), orientadas al conocimiento exhaustivo de los consumidores a las políticas de retención de talento. Si el Customer Centricity se basa en tener un profundo conocimiento de los consumidores para cumplir los objetivos de negocio, el Employee Centricity sitúa al empleado en el centro de sus estrategias dotándole de un gran protagonismo.
La combinación de ambas estrategias de actuación “Cliente & Empleado” generará un engranaje perfecto que resulta indispensable hoy en día para conseguir el buen funcionamiento del negocio.

¿En qué consiste el Employee Centricity?
Esta estrategia tiene por objetivo diseñar  políticas de talento para cada uno de sus empleados, basándose en el conocimiento de sus expectativas, interés y necesidades. Y ¿qué se debe tener en cuenta para poner en marcha esta estrategia?

    • Focalizar el liderazgo del empleado.
    • Fomentar la participación del empleado.
    • Orientar los procesos al entendimiento de las necesidades, expectativas e inquietudes del empleado.
    • Diseñar experiencias positivas de socialización y relación durante todo el ciclo vital del empleado.
    • Enriquecer la experiencia del empleado con su feedback.
    • Medir y compartir los logros individuales y colectivos.
Descarga aquí el paper

2. Employee Journey Map o mapas de experiencia del colaborador

El mapa de experiencia del empleado es una herramienta que permite definir y analizar las diferentes etapas o momentos claves del viaje de los candidatos, empleados y exempleados de una organización. Momentos como el del “primer día de trabajo”, el “un ascenso” o aquellas vivencias y acontecimientos importantes a nivel personal, como el nacimiento de un hijo o la pérdida de un familiar lógicamente marcarán la experiencia de cada empleado. Es fundamental conocer estos momentos clave para poder identificar las necesidades, expectativas, temores, etc. que tienen en cada etapa y generar un vínculo emocional positivo con la empresa.
Adicionalmente, será conveniente que cada organización realice un análisis de estos momentos que más pueden afectar a sus profesionales en función a sus características. El diseño de su propia “curva de experiencia” le permitirá detectar los puntos fuertes o débiles que viven sus empleados durante este recorrido y trabajar sobre ellos, algo que sin duda marcará la diferencia, tal y como queda de manifiesto en la publicación “Design your employee experience as thoughtfully as your design your customer experience” de Harvard Business Review, según la cual “aquellas empresas que puedan permitírselo deben llevar a cabo la integración de estrategias de segmentación y tácticas personalizadas con el fin de proporcionar experiencias diseñadas para atraer diferentes segmentos”.

Beneficios para los profesionales

Las empresas saben que retener el talento no es una tarea sencilla, por lo que generar un conjunto de experiencias positivas en sus trabajadores es algo fundamental. Por ello, utilizar herramientas como Employee Journey Map, que te permitan escuchar y motivar a tus empleados, y hacer así un estudio de cada caso de manera personalizada, genera una serie de beneficios en los profesionales tales como:

  • Aumento del rendimiento. Conocer los impactos negativos de nuestros empleados hace que podamos eliminarlos, para incrementar así la motivación.

  • Aumento de confianza. Al tener la posibilidad de proporcionar feedback de sus sentimientos y sensaciones sobre la empresa.

  • Fortalecer los canales de comunicación. Gracias a la aplicación de esta metodología, se mejora la comunicación entre la empresa y el empleado.

  • Mayor grado de satisfacción. Sentirse escuchado por la empresa genera un grado de felicidad y bienestar en nuestros empleados.

3. Inbound Talent

Para poder diseñar un correcto mapa de experiencia del colaborador, hay que tener en cuenta las diferentes fases de relación entre el empleado y la empresa. Una metodología conocida como Inbound Talent, extraída del marketing que en el ámbito de los RRHH tiene como objetivo generar propuestas de valor que cubran las necesidades y expectativas de los empleados y que estos se conviertan finalmente en embajadores de la compañía.

El Inbound Talent se compone de 4 fases:

Atraer

Definir el público objetivo que queremos atraer (nuestros candidatos) y desarrollar acciones diferenciadoras que capten su atención y consigan atraerlos. Una de las claves para conseguir ese talento es conocer al profesional: sus hábitos, sus intereses, sus inquietudes profesionales, etc. Esta fase es conocida como Inbound Recruiting.

Convertir

Facilitar el proceso de transición en el que el candidato se transforma en empleado de nuestra empresa, integrándolo en nuestra cultura corporativa y convirtiéndolo en un miembro productivo en el menor tiempo posible.

Desarrollar y fidelizar

Identificar a los empleados más comprometidos y que más aporten a la consecución de sus objetivos de negocio, y diseñar políticas orientadas a la retención de esos profesionales claves, evitando su riesgo de salida. Estas acciones están basadas en fomentar una cultura que promueva la diversidad, la autonomía, la innovación, la creatividad, etc.

Enamorar

Conseguir que todos los colaboradores (candidatos, empleado o exempleado) nos adoren y convertirlos en los mejores embajadores de nuestra organización, aunque cambien de empresa.

Descarga aquí el paper

4. Metodología Agile

La adaptación y uso de metodologías Agile en el ámbito de los RRHH tiene como objetivo la creación de equipos de trabajo en los que se fomente el compromiso, la cooperación y el consenso entre todos sus integrantes, de cara a conseguir las soluciones más productivas y de dotar de mayor valor a los proyectos.
Esta metodología de gestión de proyectos procede del sector de la tecnología y tiene la característica de interpretar el desarrollo de software como una actividad en la que siempre hay un cierto grado de incertidumbre. Esta incertidumbre genera la necesidad de poner el énfasis en las personas, dejar que se auto-organicen y que interactúen con el objetivo de satisfacer los requisitos del cliente y de adaptarse con flexibilidad a los cambios surgidos durante el desarrollo de los proyectos.
Las organizaciones deben encontrar su misión empresarial, poner foco en la experiencia del cliente, y por tanto, en el empleado. Esto hará que RRHH gane reputación e incremente su productividad. Por tanto, las metodologías Agile ayudan a Recursos Humanos a ejecutar con mayor velocidad los proyectos y a responder a las demandas de sus empleados mucho más rápido y en tiempo real, lo que le otorga un papel protagonista a la empresa.
Ser una compañía Agile, que aplica este tipo de metodologías, significa ser flexible y valorar el trabajo y esfuerzo de los empleados.

Por tanto,  una vez analizados todos estos aspectos, no hay duda de que potenciar la Experiencia del Empleado impacta positivamente en la productividad de nuestras organizaciones. De hecho, atendiendo a los datos de la investigación que hizo Jacob Morgan, experto en espacio de trabajo, las empresas que más invirtieron en ello, incrementaron 4 veces el beneficio promedio y más de 2 veces el ingreso promedio.
No obstante, cabe señalar que implantar estas metodologías y herramientas no solo consigue aumentar la satisfacción, la productividad y la retención del talento, sino que también aporta valor a la empresa y amplía su ventaja competitiva.